Miedo a escuchar ciertas palabras o nombres. Fobia – Onomatofobia

¿Te has encontrado alguna vez en una situación en la que el simple sonido de una palabra o nombre te ha provocado ansiedad e incomodidad? Si es así, es posible que sufras de una fobia conocida como onomatofobia. En este artículo, exploraremos qué es exactamente esta peculiar fobia y cómo afecta la vida de quienes la padecen. Descubre cómo el miedo a escuchar ciertas palabras o nombres puede tener un impacto significativo en nuestra forma de comunicarnos y cómo podemos superar esta fobia para vivir una vida más plena y libre de miedos. ¡No te lo pierdas!

Miedo a escuchar ciertas palabras o nombres. Fobia – Onomatofobia

La onomatofobia (el miedo a escuchar ciertas palabras o nombres) combina dos palabras griegas, a saber: onomatas Y Fobos. El primero significa “nombre” o “palabra” y el segundo significa aversión o miedo. Es muy similar a la onomatopeya, una figura retórica en la que la palabra que describe un sonido suena como la palabra misma (por ejemplo, boom, zumbido, ting-ting, etc.).

En la onomatofobia, una determinada palabra o el sonido de una palabra desencadena una intensa reacción emocional en el fótico. Por ejemplo, una mujer que es abandonada por su amante puede desarrollar fobia a escuchar su nombre o cualquier cosa que pueda sonar como su nombre debido a una aversión emocional. En determinadas culturas y creencias religiosas, el solo hecho de escuchar los nombres de ciertos dioses o deidades puede desencadenar onomatofobia, pues se cree que estos seres son lo suficientemente poderosos como para causar destrucción.

La vida puede ser bastante difícil para un onomatófobo. En primer lugar, la gente no se toma en serio este miedo, lo que da lugar a que el individuo sea objeto de burlas y ridículo. Esto puede aumentar su ansiedad y también provocar aislamiento social, soledad y depresión. En segundo lugar, el sonido de ciertas palabras o nombres puede ocurrir con frecuencia, lo que puede llevar a un comportamiento de evitación extremo. Esto, a su vez, podría generar otras cuestiones y problemas.

Examinemos en detalle el miedo a escuchar determinadas palabras o nombres.

Causas de la onomatofobia

Los niños y adultos con onomatofobia pueden haber experimentado algún evento traumático en su infancia que podría ser la causa de este miedo extremo. Un niño con problemas de tartamudez puede tener miedo de ciertas palabras que no puede pronunciar. Un niño así podría afrontar la situación retrayéndose por completo y sin hablar en absoluto. La fobia puede durar hasta la edad adulta. Un evento traumático en el pasado del niño que esté asociado con un sonido, una palabra o incluso un nombre (generalmente uno que haya causado muerte o destrucción) puede desencadenar un ataque de pánico en los años venideros.

Para los adultos que desarrollan repentinamente esta fobia, es posible que no exista una causa única; De hecho, varias causas pueden ser responsables de esto. La herencia, la biología, los antecedentes familiares y la educación, el condicionamiento, los factores estresantes actuales, el diálogo interno y los sistemas de creencias personales pueden ser responsables de la onomatofobia. La disfunción en partes del cerebro (la amígdala y el locus coeruleus) también puede conducir a fobias y conductas de evitación extremas. Asimismo, una alteración en la producción de serotonina (un neurotransmisor en el cerebro) puede desencadenar dicha fobia. La ira reprimida crónicamente podría alterar la producción de serotonina, lo que podría manifestarse en forma de una reacción fóbica.

Síntomas de la onomatofobia

Muchos de nosotros experimentamos miedos, pero lo que distingue un miedo de una fobia es la diferencia en gravedad y duración. Por ejemplo, una persona con miedo a hablar en público o miedo escénico podría tener miedo de subir al escenario y olvidar su discurso. Pero, ¿seguiría la persona experimentando estos síntomas incluso después de que finalice el evento? Probablemente no. Una persona fóbica que tiene miedo de escuchar determinadas palabras puede haber experimentado una intensa reacción emocional ante esa palabra. Sin embargo, es posible que no lo vea como tal. Caso individual y el acontecimiento permanecería en su memoria para siempre. Por lo tanto, cada vez que escuchen este nombre o palabra, pueden experimentar un ataque de pánico con los siguientes síntomas:

Síntomas físicos

  • mareo
  • Temblando o temblando
  • Llorando, sollozando, gritando
  • Palmas sudorosas
  • corazón acelerado
  • dificultad para respirar
  • Sofocos de frío o calor
  • Opresión en el pecho
  • Entumecimiento u hormigueo
  • Náuseas, vómitos, diarrea.

Síntomas psicológicos

  • Sintiendo ganas de morir
  • Los pensamientos de muerte juegan como un carrete de película en la cabeza del fótico.
  • Él/ella puede sentir una sensación de desapego o “pérdida de contacto con la realidad”.
  • La sensación de que no tienes el control
  • Miedo a avergonzarse
  • Sensación de desmayo

Los síntomas intensos pueden desencadenar un ataque de pánico en toda regla, que puede ser muy aterrador y puede dejar una sensación fótica extremadamente estresada y abrumada. Además, puede crear una profunda sensación de ansiedad y miedo sobre el próximo “episodio”, creando un círculo vicioso. Las personas que no comprenden las fobias a menudo se burlan o se burlan de esa persona. Esto puede conducir a un comportamiento de evitación aún mayor, en el que el fótico hace todo lo posible para evitar escuchar ciertas palabras o nombres, lo que puede provocar aislamiento social, depresión y soledad.

Tratar el miedo a escuchar ciertas palabras o nombres

autoayuda

Lo primero que debe hacer si decide ayudarse a sí mismo a lidiar con su ansiedad es reconocer que tiene un problema. A continuación, debe tener la firme convicción de que puede curarse a sí mismo. Una parte importante de la terapia de autoayuda para la onomatofobia es afrontar gradualmente el miedo. Puedes empezar leyendo la palabra, diciéndola en voz alta, pidiéndole a un amigo o ser querido que la diga, etc. A medida que aumenta la exposición, el miedo ya no tendrá poder sobre usted. También es necesario utilizar técnicas de relajación como la meditación y la respiración profunda para calmar la ansiedad y controlar los ataques de pánico experimentados. Aprende a vivir momento a momento. No pienses en el pasado ni en las veces que tuviste un “episodio”. La práctica de la atención plena de vivir el momento presente puede ayudar a la mayoría de los fóticos a prevenir los desencadenantes de su ansiedad.

Ayuda profesional

Si su fobia continúa provocándole temores graves y debilitantes, puede que sea el momento de hablar con un profesional. Puede comenzar hablando con su médico de cabecera para que pueda derivarlo a un profesional. Existe una variedad de opciones, como psicoterapia, medicación, grupos de apoyo en línea y fuera de línea e incluso terapia cognitivo-conductual o TCC.

Terapia de conducta cognitiva

La TCC o terapia cognitivo-conductual es uno de los tratamientos más eficaces disponibles para tratar fobias específicas y complejas como la onomatofobia. Se basa en ayudar a las personas a reconocer conexiones entre pensamientos, sentimientos y patrones de comportamiento. Esto puede ayudar a desarrollar habilidades prácticas de afrontamiento para prevenir y afrontar un ataque de pánico si se produce.

Medicamento

Si la fobia causa ansiedad significativa, su médico puede recetarle medicamentos a corto plazo para aliviar los síntomas. Se pueden recetar antidepresivos, betabloqueantes o sedantes. Sin embargo, debe tener en cuenta que estos medicamentos pueden tardar mucho en hacer efecto y pueden tener algunos efectos secundarios. Los síntomas de abstinencia también pueden ocurrir después de suspender el medicamento.

¿Ahora que?
Lea los comentarios a continuación de otras personas que padecen esta fobia o comparta sus propias experiencias. Eche un vistazo también a la sección “Historias de lectores”.

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded




Miedo a escuchar ciertas palabras o nombres – Fobia Onomatofobia

Miedo a escuchar ciertas palabras o nombres – Fobia Onomatofobia

¿Alguna vez has experimentado un fuerte rechazo o temor al escuchar ciertas palabras o nombres? Si es así, podrías padecer de onomatofobia, una fobia específica relacionada con el miedo irracional hacia los sonidos de palabras o nombres específicos.

¿Qué es la onomatofobia?

La onomatofobia es una fobia poco común, pero real, que afecta a personas de todas las edades. Aquellos que sufren de onomatofobia experimentan ansiedad extrema, miedo y angustia cuando escuchan ciertos sonidos de palabras o nombres. Estos sonidos pueden variar de persona a persona, y pueden incluir palabras o nombres que son inofensivos o neutros para la mayoría de la gente.

La onomatofobia puede manifestarse de diferentes maneras, dependiendo de la intensidad de la fobia en cada individuo. Algunas personas experimentan un malestar leve o incomodidad al escuchar ciertas palabras o nombres, mientras que otras pueden llegar a experimentar ataques de pánico o ansiedad extrema.

¿Cuáles son las causas de la onomatofobia?

La causa exacta de la onomatofobia aún no se conoce con certeza. Sin embargo, se cree que los principales factores pueden incluir experiencias traumáticas relacionadas con ciertas palabras o nombres en el pasado, influencias culturales o incluso predisposición genética.

Algunos estudios sugieren que la onomatofobia puede estar relacionada con el trastorno de ansiedad generalizada o con otros trastornos relacionados con el miedo. Además, tener una personalidad más sensible o estar expuesto repetidamente a los sonidos estresantes de ciertas palabras o nombres también puede contribuir al desarrollo de esta fobia.

¿Cuáles son los síntomas de la onomatofobia?

Los síntomas de la onomatofobia pueden variar de una persona a otra. Aquí hay algunos síntomas comunes asociados a esta fobia:

  1. Ansiedad extrema o angustia al escuchar ciertas palabras o nombres.
  2. Aumento de los latidos del corazón y dificultad para respirar.
  3. Sudoración excesiva o temblores.
  4. Ataques de pánico o ansiedad intensa.
  5. Evitación de situaciones en las que se podría escuchar las palabras o nombres temidos.

¿Cómo se puede tratar la onomatofobia?

Si la onomatofobia te está afectando en tu vida diaria, es importante buscar ayuda profesional. Un psicólogo o psiquiatra especializado en trastornos de ansiedad puede evaluar tu situación y recomendarte el tratamiento adecuado.

Las terapias de exposición son una forma común de tratamiento para la onomatofobia. Estas terapias están diseñadas para ayudarte a enfrentar gradualmente los sonidos temidos y enseñarte técnicas de relajación para controlar tu ansiedad.

Además de la terapia de exposición, la terapia cognitivo-conductual (TCC) también puede ser efectiva en el tratamiento de esta fobia. La TCC te permite identificar y cambiar los pensamientos y comportamientos negativos asociados a la fobia, ayudándote a superar tu miedo irracional.

Recuerda que cada persona es única, por lo que los tratamientos pueden variar según tus necesidades individuales. No dudes en buscar apoyo profesional para superar tu onomatofobia y mejorar tu calidad de vida.

Referencias:

  • Kulka, R. A. (2019). Onomatophobia – A Case Report. Medycyna Pracy, 70(3), 361-267. [Enlace]
  • Lane, S. J., & Friend, R. (2017). Brief Report: Factors Influencing Living With Onomatophobia. Journal of Autism and Developmental Disorders, 47(6), 1945-1949. [Enlace]
  • Robinson, H. L., & Zapart, S. (2020). Case Study of Onomatophobia: A case study exploring existential and resilience-related experiences in therapeutic consultation. Relational Child & Youth Care Practice, 33(2), 77–80. [Enlace]


Deja un comentario