Miedo a las setas y otros hongos – micofobia

¿Qué es lo primero que te viene a la mente cuando escuchas la palabra “setas”? Para muchos, las setas son una deliciosa adición culinaria, un manjar de la naturaleza que despierta los sentidos. Sin embargo, para otros, las setas y los hongos pueden generar un miedo irracional y paralizante conocido como micofobia. En este artículo, exploraremos esta fascinante fobia y descubriremos qué hay detrás de este temor a lo desconocido. ¡Prepárate para adentrarte en el mundo de las setas y descubre si eres miembro del misterioso club de los micofóbicos!

Miedo a las setas y otros hongos – micofobia

Si te has unido a los muchos nuevos entusiastas del exitoso programa El último de nosotrosEntonces ya sabes lo aterradoras que pueden ser las setas. En un mundo donde la mutación adecuada se combina con el clima adecuado, los hongos se han apoderado del cerebro humano y los que quedan atrás ahora viven en un páramo zombi de pesadilla. No es difícil ver lo que da miedo. El.

Sin embargo, los hongos reales tienden a causar mucho menos estrés a la persona promedio. Si alguien tiene miedo a las setas (técnicamente denominadas Micofobia – A menudo se encuentran con confusión o incluso con el rechazo de quienes los rodean.

Sin embargo, la micofobia es un problema real que afecta a un gran número de personas, aunque sea relativamente pequeño, al menos si se tiene en cuenta la documentación que indica cifras similares en sólo decenas de pacientes. Sin embargo, el miedo crónico, neurótico o debilitante a los hongos y el miedo leve a ellos son dos cosas diferentes, ya que muchos profesionales estarían de acuerdo en que la sociedad en su conjunto está preocupada por nuestros amigos los hongos.

Para entender esto mejor, hoy echemos un vistazo a la micofobia: qué es, qué la causa, cuáles son sus síntomas y qué tratamiento hay disponible. También consideraremos si usted o un ser querido debería buscar ayuda con este miedo hoy.

¿Qué es la micofobia?

Respectivamente diccionario macmillanLa micofobia se define como “una fuerte aversión o miedo a los hongos”. Aunque todavía no está clasificada como una fobia oficial en los libros de texto de medicina, en el momento de escribir este artículo se considera un miedo legítimo basado en las reacciones de algunas personas a los hongos.

Según el DSM-5 (Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales) Una fobia se caracteriza por “Miedo o ansiedad marcados acerca de un objeto o situación específica”, que “casi siempre produce miedo o ansiedad inmediata”, que es “desproporcionada con el peligro real que representa el objeto o situación específica y con el contexto sociocultural”. “

El manual también establece: “El objeto o situación fóbica se evita activamente o se soporta con miedo o ansiedad intensos” que “causa angustia o deterioro clínicamente significativo en áreas sociales, ocupacionales u otras áreas importantes del funcionamiento” y “durante seis meses o más”. . Quizás lo más revelador es que “no puede explicarse mejor por los síntomas de ningún otro trastorno mental, incluida la ansiedad, la agitación y la evitación de situaciones, asociados con síntomas similares al pánico u otros síntomas incapacitantes”.

En otras palabras, una fobia no tiene ninguna base real porque debería causar tal nivel de miedo en una persona, a diferencia de, por ejemplo, un tigre furioso, que causaría un nivel significativo de miedo en cualquier persona.

¿Qué es eso? hace Tienen un miedo abrumador al objeto (en este caso setas u otros hongos) y un deseo de evitarlos a toda costa.

Micofobia: un miedo médico

La micofobia no debe confundirse con misofobia, ese es el miedo a los gérmenes. Eso significa que los dos están relacionados. Las personas con micofobia no sólo se sienten perturbadas por la visión de hongos o setas (así como por sus parientes fúngicos más pequeños y menos distintivos, el moho y las levaduras); Realmente creen que les causará daños médicos.

Algunas personas tienen miedo de tocarlas, mientras que otras creen que inhalar las esporas las enfermará. Otros creen que están infectados con un hongo, incluso si no hay evidencia de infección. Este es el caso con Pacientes que creen persistentemente Tiene “candidiasis intestinal resistente al tratamiento”, incluso si los médicos determinan que no es necesario ningún tratamiento.

Es importante señalar que los hongos como la levadura viven en la superficie de la piel y en los intestinos. Una cierta cantidad de levadura es normal y no puede dañar a una persona, pero esta idea preocupa profundamente a las personas con micofobia.

Entonces, ¿de dónde viene exactamente este miedo?

¿Qué causa la micofobia?

Es difícil decir qué causa la micofobia en una persona, especialmente porque este miedo en particular no ha sido ampliamente estudiado. Sin embargo, las fobias generalmente se comprenden mejor. Pueden surgir de la forma en que funciona su propio cerebro, factores genéticos, comportamientos aprendidos de miembros de la familia o modelos a seguir y experiencias negativas relacionadas con el objeto del miedo.

Por ejemplo, si una persona enferma gravemente por comer un hongo venenoso, es fácil ver de dónde viene la fobia. Lo mismo se aplica si un padre ha tenido la experiencia y se la ha contado al niño varias veces. A veces es tan fácil como sentir un ataque de pánico sobre el objeto y posteriormente asociarlo con el pánico.

Las fobias suelen reforzarse a sí mismas. Como explica la Clínica Cleveland sobre la misofobia, estrechamente relacionada, “puedes hacer todo lo posible para evitar situaciones en las que estés expuesto a gérmenes”. La fobia y las medidas que se toman para evitarla evitan que empeore. con el tiempo. Es posible que esté atrapado en un ciclo de conductas repetitivas que afectan su calidad de vida, similar al trastorno obsesivo-compulsivo (TOC)”.

Por tanto, lo que empezó como una ansiedad leve puede acabar convirtiéndose en una ansiedad extrema por la falta de exposición a estímulos normales.

Micofilia y micofobia

También es útil preguntarse qué causa la micofobia a nivel cultural.

Las condiciones micofilia (preferencia por las setas) y Micofobia ya estaban allí desde la década de 1950cuando los investigadores hicieron la pregunta: “¿Qué miedo tiene la mayoría de la gente a los hongos? ¿Está relacionado con la región en la que viven y con qué tan nativos son de esa área?”

Descubrieron que las personas que están más conectadas con la tierra tienden a sentir mejor los hongos, pero que las actitudes generales de la gente hacia ellos siguen una curva en forma de campana. Muchas personas son bastante amigables con ellos, mientras que otras les tienen miedo debido a su larga historia de efectos intoxicantes e incluso mortales.

Curiosamente, puede haber una razón por la cual la micofobia es un temor creciente entre la gente moderna.

Hongos y búsqueda de alimento moderna

Las cifras muestran que cuanto más invierte un país en la caza y el cultivo de hongos en general, La intoxicación por hongos más común es. Esto tiene sentido porque cuanto más entusiastas se vuelven algunas personas con la recolección de especies de hongos silvestres, más estarán disponibles estas especies en tiendas, mercados de agricultores, bordes de carreteras y otros puntos de venta.

Esto ha obligado a los gobiernos a regular la recolección y venta de varias especies de hongos, especialmente porque muchos hongos inofensivos tienen similitudes venenosas que pueden causar enfermedades graves o la muerte. Esto ha dado lugar a guías en todo el mundo que ayudan a los coleccionistas a distinguir entre las deliciosas setas silvestres y sus aterradoras contrapartes.

Sin embargo, esto también ha llevado a que la ciencia de los hongos se generalice más. Esto ha llevado a la mayoría de la gente a una paranoia bastante racional de que los hongos podrían resultar peligrosos. (Por este motivo, a la hora de adquirir setas silvestres, siempre es buena idea colocar una seta en una bolsa en el congelador. Esto ayudará a los médicos, en caso de intoxicación, a identificar el tipo de toxicidad que sufre el paciente, qué el tratamiento debe acelerarse.)

Sin embargo, las personas con un saludable escepticismo sobre la seguridad de los hongos no son las mismas que las que entran en pánico ante la idea de exponerse a los hongos. La verdadera micofobia se manifiesta de manera diferente.

Síntomas de micofobia

Si se pregunta si usted o un ser querido tiene micofobia, existen varias formas de determinarlo. Son similares a todas las fobias y muchas de ellas son de naturaleza física, entre ellas:

  • Dificultad para respirar, sensación de asfixia o asfixia.
  • Mareos, desmayos, aturdimiento o inestabilidad
  • Opresión y dolor en el pecho
  • Palpitaciones del corazón
  • Un corazón acelerado
  • Fiebre y escalofríos
  • Náuseas y vómitos
  • Diarrea

Otros síntomas son de naturaleza conductual, que incluyen:

  • Evite cualquier situación en la que pueda encontrar el desencadenante.
  • La necesidad de huir cuando te encuentras con el objeto.
  • Pánico o desesperación que sólo puede aliviarse escapando.
  • Rumia compulsiva sobre el objeto que le preocupa.
  • Obsesión persistente durante más de seis meses.
  • Miedo o ansiedad solo por mirar el objeto.

En el caso de la micofobia, los síntomas pueden incluir evitar restaurantes, tiendas de comestibles o casas de otras personas porque la persona afectada teme entrar en contacto con un hongo, hongo, levadura o moho allí. Otro síntoma común sería evitar los alimentos que contienen hongos (por ejemplo, el pan que tradicionalmente utiliza levadura silvestre o comprada en tiendas).

Las personas con micofobia pueden negarse a entrar en situaciones en las que saben o sospechan que hay moho u hongos, como baños y vestuarios (moho) o bosques y jardines (hongos). Es posible que pidan a los demás que hagan todo lo posible para adaptarse a sus fobias, pierdan oportunidades interesantes o tengan problemas en el trabajo.

Incluso si un empleador comprende inicialmente el miedo de su empleado biólogo, por ejemplo, de ir al campo a recolectar muestras, esto no seguirá siendo así para siempre. Después de todo, un biólogo tiene que hacer investigación de campo, y el miedo a los hongos puede llevar a la pérdida de oportunidades de avance o la pérdida del trabajo en sí.

Estos son sólo ejemplos, pero muestran lo que puede suceder cuando una fobia se sale de control. En tales casos, es probable que se requiera tratamiento para ayudar a la persona a volver a una vida normal.

Tratamiento de la micofobia

Por supuesto, prescribir un tratamiento para la micofobia está fuera del alcance de este blog. Dependiendo de la gravedad de su afección y del diagnóstico de su psicólogo, puede beneficiarse de la psicoterapia, la medicación, la terapia de exposición u otras formas de tratamiento. Sólo un profesional puede decirte eso.

Sin embargo, existen algunos enfoques principales para tratar las fobias que normalmente funcionan bien. Éstas incluyen:

  • Exponerse a situaciones que involucren al objeto del miedo.
  • Imagínese estar expuesto al objeto.
  • Registra pensamientos y sentimientos en un diario.
  • Habla con un terapeuta sobre tu miedo.
  • Entrenamiento de mindfulness que enseña a las personas a estar presentes a través del miedo

En algunos casos, los psicólogos y psiquiatras pueden recomendar medicamentos para tratar una fobia, pero generalmente son a corto plazo.

¿Necesitas ver a alguien por micofobia?

Una vez más, la prueba de fuego más importante para saber si debes ver a alguien por micofobia es la misma que con cualquier otra fobia: si tiene efectos extremos y perjudiciales en tu vida. Las fobias pueden hacer que usted sea incapaz de afrontar ciertas situaciones, pueden causarle angustia incluso cuando no hay una razón razonable para tener miedo y pueden interferir con su vida laboral o social. Y a menudo empeoran con el tiempo.

Si usted o un ser querido cambian su comportamiento para adaptarse a la fobia, se sienta un precedente peligroso que puede tener consecuencias graves y duraderas. Es importante buscar tratamiento psiquiátrico de inmediato.

¿Ahora que?
Lea los comentarios a continuación de otras personas que padecen esta fobia o comparta sus propias experiencias. Eche un vistazo también a la sección “Historias de lectores”.

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded



Miedo a las setas y otros hongos – Micofobia

Miedo a las setas y otros hongos – Micofobia

Cuando llega la temporada de setas y hongos, muchas personas disfrutan de la emoción de salir al bosque y recolectar estas deliciosas y nutritivas especies. Sin embargo, para algunas personas, el simple pensamiento de estar cerca de setas o hongos les llena de miedo. Este miedo irracional se conoce como micofobia. En este artículo, exploraremos qué es la micofobia, sus causas y posibles tratamientos. Sigue leyendo para obtener más información.

¿Qué es la micofobia?

La micofobia es un trastorno de ansiedad específico que se caracteriza por un miedo irracional y persistente hacia las setas y otros hongos. Las personas que sufren de micofobia experimentan una intensa ansiedad y pueden tener ataques de pánico incluso ante la presencia de imágenes o simplemente al hablar sobre setas y hongos. Este miedo extremo puede afectar seriamente la vida diaria de las personas, limitando su participación en actividades al aire libre o incluso evitando ciertos alimentos que puedan contener hongos.

Causas de la micofobia

Las causas exactas de la micofobia no están claras, pero como otros trastornos de ansiedad, puede haber varios factores que contribuyan a su desarrollo:

  1. Experiencias traumáticas: Algunas personas pueden haber tenido experiencias traumáticas relacionadas con las setas o los hongos en el pasado, como una intoxicación alimentaria o una reacción alérgica, lo que desencadena el miedo.
  2. Influencia cultural: En algunas culturas, hay creencias arraigadas de que las setas son venenosas o malévolas, lo que también puede contribuir al miedo.
  3. Factores genéticos y predisposición: Algunas investigaciones sugieren que ciertas personas pueden tener una predisposición genética a desarrollar fobias, incluida la micofobia.
  4. Modelado del comportamiento: Si una persona cercana, como un miembro de la familia o amigo, tiene miedo a las setas o los hongos, esto puede influenciar a otros a desarrollar el mismo temor.

Tratamientos de la micofobia

Afortunadamente, existen diferentes opciones de tratamiento para aquellos que sufren de micofobia:

  1. Psicoterapia: La terapia cognitivo-conductual (TCC) se ha demostrado efectiva en el tratamiento de fobias y trastornos de ansiedad. Un terapeuta puede trabajar contigo para identificar y cambiar tus pensamientos irracionales sobre las setas y los hongos, además de ayudarte a aprender técnicas de relajación para controlar la ansiedad.
  2. Exposición gradual: En algunos casos, un terapeuta puede utilizar la técnica de exposición gradual, donde se te introduce de forma controlada a las setas y los hongos, con el fin de reducir tu miedo y ansiedad.
  3. Medicación: En casos graves, tu médico podría considerar recetarte medicamentos para ayudar a controlar los síntomas de ansiedad asociados con la micofobia.

Recuerda que es importante buscar ayuda profesional si tus miedos a las setas y otros hongos están afectando negativamente tu calidad de vida. Un terapeuta o médico puede trabajar contigo para desarrollar un plan de tratamiento adecuado.

Si deseas obtener más información sobre la micofobia y los trastornos de ansiedad, te recomendamos consultar los siguientes recursos:

Deja un comentario