Miedo a la fobia juvenil: efebifobia o hebefobia

¿Tienes miedo a los adolescentes? En la sociedad actual, existe un término que describe precisamente esta aversión: efebifobia o hebefobia. A medida que los jóvenes enfrentan una serie de desafíos y cambios en su vida, nuestras actitudes hacia ellos también pueden dar un giro inesperado. En este artículo, exploraremos las razones detrás de esta fobia juvenil, sus consecuencias y cómo podemos superarla. ¡Prepárate para desafiar tus prejuicios y abrir tu mente a una generación en constante evolución!

Miedo a la fobia juvenil: efebifobia o hebefobia

La efebifobia es el miedo de los adolescentes o adolescentes y no incluye el miedo de los niños más pequeños antes de la pubertad. La palabra proviene del griego. Efebros Significado juventud o juventud Y Fobos Significado profunda aversión o miedo. Otra palabra para efebifobia es hebefobia. La pedofobia, por otro lado, es el miedo a los bebés o niños pequeños, pero a menudo se confunde con la efebifobia.

La efebifobia es más común en el mundo occidental. Esto puede deberse a que los adolescentes aquí están más preocupados por sus compañeros que otras personas, lo que genera segregación generacional o una brecha entre adultos y adolescentes. Muchos adolescentes están involucrados en pandillas y en el crimen.

Un efebífobo tiende a experimentar un ataque de pánico en toda regla ante la idea de hablar o confrontar a un adolescente. El fótico puede arremeter o huir en presencia de uno o más adolescentes. No hace falta decir que la ansiedad puede afectar significativamente la calidad de vida, especialmente cuando se trata de adolescentes de vez en cuando. La fotografía puede evitar centros comerciales, cines, escuelas secundarias, salas de juegos, ciertos canales de televisión como Nickelodeon e incluso aplicaciones como Snapchat.

Causas de la efebifobia

La efebifobia puede surgir de estereotipos. Las personas mayores suelen percibir a los adolescentes como perezosos, violentos, groseros, egoístas, amenazantes, salvajes e impulsivos. A veces los jóvenes se involucran en pandillas y delitos y cometen actos de violencia y vandalismo. Esto también puede aumentar el miedo. Una experiencia traumática con un adolescente rebelde puede aumentar la ansiedad y provocar una fobia permanente.

Fobias como la efebifobia a menudo pueden surgir de la nada. Los médicos creen que una combinación de genética, química cerebral y factores ambientales puede causar esta fobia.

Síntomas de la fobia a levantar objetos

Todos tenemos cosas que nos ponen ansiosos o ansiosos, y la mayoría de nosotros tratamos de evitarlas. Sin embargo, un nivel normal de ansiedad hace que generalmente consigamos superarla y afrontar la situación. En el caso de una fobia, la persona siente un nivel de miedo muy fuerte, bastante irracional, que lógicamente entiende que no tiene sentido. Y, sin embargo, el individuo no puede dejar de sentirse así.

Como ocurre con todas las fobias, los síntomas de la efebifobia pueden variar desde un sentimiento de leve aprensión hasta un ataque de pánico en toda regla. Normalmente, cuanto más te acercas al objeto o situación que temes, mayor es el miedo. Los síntomas aumentan dramáticamente cuando el efebífobo se siente atrapado o tiene dificultades para escapar. El fóbico puede entonces experimentar los siguientes síntomas:

Síntomas físicos

  • Respiración dificultosa
  • Sintiendo que te estás asfixiando
  • Náuseas, vómitos o arcadas secas.
  • siento que estoy huyendo
  • Temblando o temblando
  • Palmas sudorosas
  • Ritmo cardíaco acelerado o frecuencia cardíaca rápida
  • Entumecimiento u hormigueo
  • Sofocos de frío o calor
  • mareo

Síntomas emocionales o psicológicos.

  • Sentirse desconectado de la realidad; sentirse irreal o desapegado de uno mismo
  • Miedo a la vergüenza
  • Sentir un fuerte deseo de escapar o huir.
  • Miedo a volverse loco
  • Miedo a desmayarse o desmayarse
  • Te das cuenta de que estás exagerando, pero no puedes controlarlo

Como ya se mencionó, el efebífobo siente un gran miedo cuando se enfrenta a un adolescente. El fótico puede arremeter, gritar, llorar o huir de la escena. A menudo, los padres fóbicos de adolescentes tienen que tomar medicamentos para hacer frente a esta afección. Muchos recurren a la automedicación o al alcohol, los cuales pueden ser muy dañinos y afectar la calidad de vida. La vida diaria puede volverse difícil, especialmente cuando el efebífobo comienza a evitar lugares como centros comerciales, escuelas y otras actividades comunitarias.

Debe buscar tratamiento si su ansiedad le provoca:

  • Evita ciertos lugares
  • Si interfiere con su vida cotidiana o le causa estrés o pánico, o si se da cuenta de que su miedo es infundado.
  • Si tienes fobia desde hace más de seis meses

Tratamiento para el miedo a la juventud.

Para un efebífobo, podría ser útil comprender que el número de arrestos de personas menores de 18 años en 2018 fue casi un 59% menor que en 2008. Esto muestra que el número de delitos cometidos por adolescentes y adolescentes definitivamente está aumentando.

Sufrir una fobia extrema a los jóvenes puede resultar aislante y embarazoso. El trastorno de ansiedad puede afectar muchos aspectos de la vida y puede resultar particularmente difícil para los padres que temen a sus propios hijos.

Es importante que hables de tus miedos con alguien de confianza. Podría ser un amigo o una pareja. Si es posible, hable con un médico de cabecera que pueda derivarlo a un psiquiatra o psicólogo. La buena noticia es que la mayoría de las personas que buscan ayuda oportuna para sus trastornos de ansiedad ven una mejora significativa en su calidad de vida. Hay varias opciones de tratamiento disponibles en la actualidad:

autoayuda

La autoayuda puede ser muy eficaz y, por lo general, vale la pena intentarla antes de buscar otras opciones. Cuanto más puedas hacer por ti mismo, más control tendrás. Puedes empezar por informarte sobre tu fobia como lo estás haciendo ahora. A menudo ayuda mucho leer las historias de otras personas que sufren trastornos de ansiedad similares. Esto te ayudará a darte cuenta de que no estás solo y que hay otras personas como tú. También puedes hacer ejercicios, meditación, llevar un diario, visualización positiva y/o afirmaciones para aumentar tu autoestima. Si continúas experimentando ataques de pánico o ansiedad incontrolable a pesar de estas técnicas, no debes dudar en buscar ayuda adicional.

desensibilización

La terapia de desensibilización funciona bien para tratar la efebifobia. Poco a poco te expones al objeto de tu miedo (el enfrentamiento con adolescentes) de forma segura y controlada. Durante la exposición, se le enseña a soportar el miedo o la ansiedad hasta que inevitablemente pase. Pronto te das cuenta de que lo peor es muy poco probable y que tus temores son infundados.

Terapia de conducta cognitiva

Además de la desensibilización, su terapeuta puede recomendarle terapia cognitivo-conductual, o TCC, para ayudarlo a reconocer y cambiar los patrones de pensamiento negativos. Con la práctica, aprenderá a controlar su reacción ante la situación aterradora.

En casos extremos, si su miedo a la adolescencia está afectando su capacidad para funcionar, su médico puede recetarle medicamentos para controlar sus ataques de pánico. La medicación suele ser el último recurso, pero puede resultar especialmente útil en tratamientos a corto plazo.

¿Ahora que?
Lea los comentarios a continuación de otras personas que padecen esta fobia o comparta sus propias experiencias. Eche un vistazo también a la sección “Historias de lectores”.

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded




Miedo a la fobia juvenil: efebifobia o hebefobia

Miedo a la fobia juvenil: efebifobia o hebefobia

La adolescencia es una etapa crucial en el desarrollo humano, marcada por cambios físicos y emocionales significativos. Sin embargo, para algunas personas, esta etapa puede generar una intensa ansiedad y miedo, conocido como fobia juvenil. Existen dos términos que se utilizan comúnmente para describir este miedo irracional hacia los adolescentes: efebifobia y hebefobia.

Efebifobia

Efebifobia proviene de la palabra “efebos” que significa “joven” en griego y “fobos” que significa “miedo” en griego. Por lo tanto, la efebifobia se define como el miedo irracional hacia los adolescentes y la juventud en general. Las personas que experimentan efebifobia tienden a evitar situaciones o lugares donde puedan encontrarse con adolescentes, e incluso pueden experimentar ataques de pánico o ansiedad intensa solo al pensar en ellos.

Hebefobia

Por otro lado, la hebefobia se refiere específicamente al miedo irracional hacia los jóvenes en la pubertad o en la etapa de transición entre la infancia y la adolescencia. Al igual que en el caso de la efebifobia, las personas que sufren de hebefobia evitan interacciones con jóvenes en esta etapa y pueden experimentar síntomas físicos y psicológicos cuando se encuentran cerca de ellos.

Ambas fobias pueden afectar significativamente la vida de quienes las padecen, limitando su capacidad para relacionarse con los adolescentes, así como su participación en actividades sociales y oportunidades educativas. Es importante destacar que estas fobias pueden ser tratadas y superadas con la ayuda de profesionales de la salud mental.

Preguntas frecuentes

  1. ¿Cuáles son las causas de la efebifobia y la hebefobia?

    Las causas exactas de estas fobias no están completamente establecidas, pero pueden estar relacionadas con experiencias traumáticas en la adolescencia, una educación restrictiva o problemas de autoestima y ansiedad social. Investigaciones sugieren que ciertos factores genéticos y ambientales también pueden desempeñar un papel en su desarrollo.

  2. ¿Cómo se pueden tratar estas fobias?

    El tratamiento de la efebifobia y la hebefobia generalmente implica terapia cognitivo-conductual, que ayuda a identificar y cambiar los patrones de pensamiento negativos o irracionales asociados con estas fobias. Además, la exposición gradual a situaciones que generan miedo también puede ser parte del tratamiento. Es esencial buscar la ayuda de un profesional de la salud mental para recibir un tratamiento adecuado y personalizado.

  3. ¿Estas fobias son comunes?

    La efebifobia y la hebefobia no son tan comunes como otras fobias específicas, pero aún así pueden afectar significativamente la calidad de vida de quienes las padecen. Es importante recordar que cada persona es única y puede experimentar miedos y fobias diferentes, y lo más importante es buscar ayuda y apoyo para superarlos.

En resumen, la efebifobia y la hebefobia son dos términos que describen el miedo irracional hacia los adolescentes y los jóvenes en la pubertad. Estas fobias pueden tener un impacto significativo en la vida diaria de quienes las experimentan, pero con el tratamiento adecuado, es posible superarlas y disfrutar de una vida plena y sin miedo.


Deja un comentario