Miedo a la Glassfobia – Nelofobia

¿Alguna vez has sentido miedo o temor en lugares cerrados o estrechos? Si es así, es posible que sufras de glassfobia o neofobia. Estos trastornos poco conocidos afectan a miles de personas en todo el mundo, limitando sus actividades diarias y generando ansiedad ante situaciones cotidianas. En este artículo, descubriremos qué es la glassfobia y la nelofobia, sus causas, síntomas y posibles tratamientos. ¡No te lo pierdas y adéntrate en el fascinante mundo de los miedos irracionales!

Miedo a la Glassfobia – Nelofobia

Las personas desarrollan diferentes fobias o miedos por muchas razones diferentes. A veces es un trauma infantil, como que un gatito rasque las piernas de un niño pequeño, lo que puede desencadenar el inicio de un miedo permanente a los gatos. Pero cualquier experiencia negativa asociada con un ataque de pánico u otra reacción física, emocional o mental negativa puede provocar fobias, incluida la nelofobia.

El miedo al vidrio, técnicamente llamado nelofobia, es un miedo irracional y elevado al vidrio. Como cualquier otra fobia, podría estar relacionada con un problema médico que haya provocado un cambio en la función cerebral, o podría ser una situación física o ambiental que provoque un miedo extremo. A menudo, estas reacciones físicas pueden estar relacionadas con un trauma físico por la manipulación del vidrio.

Un problema real de las fobias, incluso de la nelofobia, es el impacto negativo que pueden tener en la calidad de vida de una persona. La persona que sufre miedo al cristal puede estar muy alerta, observando atentamente y decidiendo con atención dónde ir y qué hacer para evitar un incidente que pueda desencadenar su fobia.

La casa que elijan puede tener ventanas limitadas, lo que provocaría una falta de luz natural en la casa y provocaría un trastorno afectivo estacional o TAE. Se trata de problemas de salud mental con síntomas de depresión profunda provocados por la falta de luz solar o de luz en general. Durante las temporadas de otoño e invierno, las personas con TAE pueden caer en una madriguera de aislamiento, depresión y ataques de llanto.

Imagínese tenerle miedo al cristal, que está siempre y en todas partes. En su forma extrema, la nelofobia puede ser muy debilitante y muy incómoda, al menos para las personas con síntomas leves.

Factores de riesgo para desarrollar fobias

El miedo al vidrio suele aparecer en la infancia, normalmente alrededor de los 10 años. Sin embargo, esta no es una regla estricta, ya que la nelofobia también puede comenzar en la edad adulta. A veces, un niño tiene familiares que también tienen miedo a los objetos de vidrio, a los vidrios rotos, a los vidrios caídos o a pisar vidrios.

Los síntomas de miedo, terror o ansiedad experimentados por un padre o un familiar pueden transmitirse a niños pequeños impresionables. Por ejemplo, si los niños crecen en un hogar donde los padres tienen mucho miedo a los truenos y relámpagos, es posible que acaben con conductas aprendidas que se conviertan en miedos profundamente arraigados. Imagínese al niño que carga con los recuerdos de haber sido obligado a apagar todos los dispositivos electrónicos y reunirse en el interior de la casa o en el sótano cada vez que hay un informe de mal tiempo. Si esto sucede con suficiente frecuencia, el niño puede desarrollar miedo a las tormentas, lo que puede conducir a niveles extremos de miedo aprendido durante la edad adulta.

¿Qué es la nelofobia?

La nelofobia es un miedo irracional al vidrio. Pero primero, examinemos la palabra irracional. Según lo definido por Diccionario Merriam-Websterla palabra irracional significa:

  1. Carece de claridad o coherencia mental habitual o normal.
  2. No dotado de razón ni de entendimiento.
  3. No regulado por o según la razón.

Entonces aquí entendemos que la nelofobia implica un estado mental en el que una persona no piensa de forma racional, lógica o coherente. A diferencia del miedo a las alturas, donde existe cierto peligro y en la mayoría de las personas el cuerpo tiene una tendencia natural a entrar en modo de lucha o huida cuando se expone a alturas extremas, el vidrio no representa ningún peligro inherente a menos que interactúes con él de manera peligrosa.

El único temor racional al vidrio debería ser que es un medio cortante y debe manipularse con precaución si se rompe. Pero sin intervención externa, sin negligencia o accidente, y sin provocación o amenaza de otra persona que empuña un trozo de vidrio en modo de ataque, el vidrio no puede dañar a nadie y no lo hará.

Y es por eso que la nelofobia es una enfermedad mental. La persona que tiene miedo al vidrio tiene el mismo o mayor nivel de miedo o ansiedad que alguien que se enfrenta a un atacante que sostiene un fragmento de vidrio e intenta hacer daño. Cuando a una persona se le diagnostica nelofobia, experimenta pensamientos extremadamente intrusivos cuando está cerca de un vidrio, lo que puede provocar ataques de pánico, palpitaciones del corazón y parálisis de los pensamientos.

En el peor de los casos, sólo pensar en el cristal puede provocar un ataque de pánico que puede llevar a la hospitalización. Este rara vez es el caso, ya que es una forma extrema de nelofobia que también puede implicar daño cerebral.

¿Qué causa la nelofobia?

Como se mencionó anteriormente, los factores de riesgo que pueden conducir a la nelofobia pueden incluir traumas infantiles, conductas aprendidas que crean una asociación negativa del vidrio con el dolor, la genética, la herencia y el medio ambiente. Cuando ocurre un trauma infantil relacionado con una tragedia relacionada con el vidrio, la experiencia puede provocar un miedo al vidrio de por vida si no se maneja y trata adecuadamente.

Si este es el caso, los nelófobos intentan mantenerse alejados de ventanas, vitrinas u objetos fabricados con vidrio, como cristalería y cristalería.

La causa de la nelofobia generalmente proviene de presenciar o experimentar un acto violento o un doloroso accidente relacionado con un vidrio. Esto podría ser un accidente automovilístico, alguien que cae por una ventana o alguien que le arroja un objeto de vidrio y le causa lesiones importantes.

Puede haber factores culturales que hacen que una persona desarrolle miedo al vidrio hasta la edad adulta. Por ejemplo, los vidrios rotos, los espejos y los artefactos o íconos de vidrio pueden estar asociados con espíritus malignos, una presencia demoníaca o mala suerte. Esto puede provocar miedo al vidrio, que se asocia con el misticismo o las influencias espirituales.

Por ejemplo, en algunas culturas, los espejos de la casa se cubren después de la muerte de alguien. Algunos creen que las almas pueden regresar o ser llevadas a través de espejos de cristal, y otras culturas creen que el cuerpo físico no puede ocultarse al alma si los espejos no están dirigidos a la pared de la casa. La conexión entre el reflejo de una persona y las puertas de la muerte existe desde la Edad Media.

Las causas de la nelofobia son diferentes para cada persona que sufre miedo al vidrio. Pero normalmente comienza con un trauma infantil o un comportamiento aprendido que no se aborda adecuadamente. A medida que el miedo al vidrio persiste a lo largo de los años, el miedo puede aumentar y los síntomas pueden volverse graves.

Síntomas de la nelofobia

La ansiedad es el síntoma más común de alguien que le tiene miedo al vidrio. Los siguientes síntomas se identifican como los principales responsables de los ataques de pánico y/o altos niveles de ansiedad o estrés. síntomas secundarios de Nelofobia:

  • Sentirse agitado, nervioso o incapaz de calmarse.
  • Extremadamente irritable y fácil de enojar.
  • la aparición de dolor como dolores de cabeza o dolores de estómago
  • Dificultad para dormir o no poder permanecer dormido
  • Dificultad para concentrarse o concentrarse en la tarea en cuestión.

Con estos síntomas, una persona puede estar en el trabajo y a un compañero de trabajo se le cae un jarrón de vidrio que se rompe en el suelo. El sonido de cristales rotos puede hacer que todos en la oficina se sientan tensos e irritables inmediatamente. Sin embargo, estos sentimientos pasarían rápidamente cuando todos se dieran cuenta de que no se hizo ningún daño o daño real.

Sin embargo, una persona que le tiene miedo al vidrio puede aferrarse al sonido del vidrio rompiéndose y al miedo de tener vidrio por todo el piso (lo que puede provocar lesiones). Estos pensamientos pueden provocar palpitaciones del corazón y aumento de la presión arterial, lo que puede provocar un ataque de pánico. Estos síntomas físicos que acabamos de describir pueden indicarle al cerebro que existe peligro. Y si el cerebro no apaga la respuesta de lucha o huida o la persona continúa pensando obsesivamente en los cristales rotos, puede provocar una variedad de síntomas secundarios como falta de concentración, irritabilidad y dolores de cabeza.

El síntomas primarios La ansiedad ante el vidrio puede ocurrir en diferentes niveles e incluir los siguientes síntomas físicos

  • aumento del pulso
  • Respiración dificultosa
  • aumento de la frecuencia respiratoria
  • sudoración anormal
  • Tension muscular

Estos síntomas primarios de una persona con miedo irracional al vidrio pueden ocurrir cuando están en una tienda con muchos exhibidores de vidrio, en un edificio con una fachada de vidrio o muchas ventanas grandes de vidrio, o en una cocina con mucha cristalería expuesta, vidrio. mesas, etc

Tratamiento de la nelofobia

No existe una causa específica de la nelofobia y no existe un tratamiento específico para este trastorno psicológico. Por lo general, los síntomas primarios se tratan como trastorno de ansiedad generalizada o TAG. La primera línea de tratamiento debe ser el asesoramiento psicológico. Sin embargo, si la enfermedad causa trastornos en la vida, el tratamiento psiquiátrico junto con medicamentos puede ser el mejor curso de acción.

Algunos profesionales de la salud mental pueden utilizar terapia de exposición diseñada específicamente para las fobias. Se trata de una forma de terapia en la que el paciente está cada vez más expuesto al objeto de sus miedos. En primer lugar, el terapeuta puede permanecer junto al paciente frente a grandes ventanales y contemplar el paisaje. A medida que el paciente se siente más cómodo, la exposición aumenta visitando una tienda con muchos espejos o manipulando un vaso afilado hasta que la persona se vuelve insensible a sus miedos y vuelve al pensamiento racional.

La terapia cognitivo-conductual (TCC) es otra forma de tratamiento comúnmente utilizada para la nelofobia. Esta parte de la psicoterapia tiene como objetivo identificar patrones de pensamiento negativos y reemplazarlos con alternativas positivas. Una vez que una persona se da cuenta de que su creencia de que todo el vidrio es frágil y se rompe fácilmente no es cierta, que la mayor parte del vidrio es muy resistente y confiable para los fines para los que se usa, vuelve a entrenar al cerebro para que use el vidrio para asociar un material que es frágil. y sólo se romperá cuando se someta a fuerzas extremas.

El miedo irracional al vidrio también se puede tratar con ansiolíticos. Un paciente que tiene que acudir a un lugar de trabajo con muchas ventanas de cristal puede encontrar alivio con estos medicamentos que alivian los síntomas de palpitaciones y presión arterial elevada. Y existen muchos medicamentos que pueden limitar los pensamientos y sentimientos intrusivos u obsesivos asociados con la nelofobia.

Por último, desaprender conductas previas puede resultar muy beneficioso para las personas que tienen miedo al cristal. La consideración cuidadosa de las experiencias de la niñez puede ser un desafío y se puede desaprender la conexión entre el vidrio y el peligro. En lugar de evitar situaciones en las que el vidrio puede causar miedo, la persona aprende que el vidrio es inherentemente seguro e inofensivo (no puede causar daño).

Cuándo buscar ayuda para la nelofobia

Las fobias, incluido el miedo al vidrio, pueden resultar debilitantes para algunas personas. Una persona debe buscar ayuda si su día a día implica pensar en cómo evitar el contacto con el vidrio. Sus casas pueden estar a oscuras porque todas las ventanas de cristal están cubiertas con pesadas cortinas. La cocina puede estar llena de platos y vasos de papel, mientras que todas las bebidas están en botellas de plástico.

Es este tipo de comportamiento de evitación el que afecta la calidad de vida, lo que sugiere que una persona debe buscar ayuda de un proveedor médico profesional.

¿Ahora que?
Lea los comentarios a continuación de otras personas que padecen esta fobia o comparta sus propias experiencias. Eche un vistazo también a la sección “Historias de lectores”.

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded

Miedo a la Glassfobia – Nelofobia

La glassfobia, también conocida como nelofobia, es el miedo irracional a la felicidad o a cosas positivas en la vida. Aunque no es tan reconocida como otras fobias, puede llegar a ser perjudicial para quienes la padecen. En este artículo, responderemos a algunas de las preguntas más comunes sobre la glassfobia y la nelofobia.

¿Qué es la glassfobia – nelofobia?

La glassfobia o nelofobia es un trastorno psicológico en el cual la persona experimenta un miedo intenso a sentir felicidad o positivismo en su vida. Estos individuos pueden experimentar ansiedad, pánico e incluso pueden evitar situaciones o eventos que podrían brindarles alegría.

¿Cuáles son los síntomas de la glassfobia?

Los síntomas de la glassfobia pueden variar de una persona a otra, pero algunos de los más comunes incluyen:

  1. Ansiedad y pánico: Los individuos con glassfobia pueden experimentar ataques de ansiedad y pánico cuando se encuentran en situaciones que les podrían brindar felicidad.
  2. Evitación de situaciones: Aquellos que sufren de glassfobia pueden evitar situaciones o eventos en los que creen que experimentarán felicidad o positivismo.
  3. Síntomas físicos: Algunas personas pueden experimentar síntomas físicos como sudoración, taquicardia, dificultad para respirar, entre otros, cuando se enfrentan a situaciones positivas o felices.
  4. Depresión: La negación constante de la felicidad puede llevar a la depresión y al aislamiento social.

¿Cuáles son las posibles causas de la glassfobia?

Aunque no se conocen las causas exactas de la glassfobia, algunos expertos sugieren que podría estar relacionada con experiencias traumáticas pasadas, como la pérdida de un ser querido o eventos negativos en la vida del individuo. Además, el entorno social y cultural también puede influir en el desarrollo de esta fobia.

¿Cómo se trata la glassfobia – nelofobia?

La glassfobia se trata principalmente a través de la terapia psicológica. Los profesionales utilizan técnicas como la terapia cognitivo-conductual para ayudar al individuo a superar sus miedos y aprender a manejar las situaciones positivas de una manera saludable. En algunos casos, también se pueden recetar medicamentos para controlar los síntomas de ansiedad o depresión asociados con la fobia.

¿Dónde puedo obtener más información sobre la glassfobia?

Si deseas obtener más información sobre la glassfobia o necesitas ayuda para superar esta fobia, te recomendamos consultar a un profesional de la salud mental. Además, puedes visitar los siguientes sitios web para obtener más información:

No olvides que la glassfobia es un trastorno tratable y no debes sentirte avergonzado o culpable si la padeces. Buscar ayuda profesional es el primer paso para superar tus miedos y vivir una vida plena y feliz.

Deja un comentario